El pasado 24 de Enero se estrenó uno de los juegos más esperados del año, Resident Evil 7 Biohazard. La tan esperada continuación de la franquicia que buscaba ofrecer un “refresco” a la saga.

¿De qué va Resident Evil 7?

La historia nos pone en los zapatos de Ethan, una pobre alma cuyo único error fue salir con la chica equivocada. Ya que debido a un mensaje que recibe de ella, es que acude en su búsqueda en medio de la nada, terminando en una vieja casa abandonada; donde se rumoraba había desapariciones misteriosas (la mejor idea del mundo…).

Todo se pone de cabeza cuando encuentras  Mia (tu pareja y la razón de ir); porque la encuentras encerrada, en un estado paranoico por un tal “Padre” y para terminar, de repente se convierte en un monstruo sádico homicida que solo busca descuartizarte.

Finalmente, después de sobrepasar el obstáculo que representa Mia y varios jumpscares mediocres, te encuentras con “Padre”; quien simplemente te golpea y hace rehén de está historia que hasta ese instante parece otro guión de cualquier película de terror Clase B.

 ¿Qué hay con la jugabilidad?

Lo bueno

El juego está hecho a propósito con una movilidad torpe y lenta del personaje; ya que está sensación de frustración te hace desarrollar más tensión (derramar bilis). Un punto a favor, ya que el personaje realmente es un civil cualquiera, sin conocimiento de combate o armas; solo tratando de sobrevivir en un ambiente hostil, cubriéndose de los ataques como pueda y contraatacando con lo que tenga a la mano.

Esto te permite vivir una experiencia de angustia e impotencia a la hora de enfrentar tus enemigos; además, rompe la inercia de la franquicia de dispara a todo lo que se mueva. Ya que hay carencia de munición y muchas veces deberás elegir entre disparar, acuchillar o correr.

El tener que agacharse, esconderse y rezar para que la IA no te vea, es fundamental para atravesar ciertas escenas sin pelear. El huir desesperado y no lanzarte de frente a los enemigos ayuda a recordarnos que somos vulnerables, y que en cualquier momento si no nos cuidamos caeremos en las garras de estos locos campiranos.

Un excelente aporte es el hecho de poder bloquear los ataques de los enemigos metiendo las manos; aunque en ciertas partes peca de irreal, es un buen añadido para poder contraatacar y darte más opciones durante el combate.

No me pegue apá

A todo esto le agregamos el uso de una cámara en primera persona que reduce tu visibilidad como jugador; lo que fomenta la paranoia en el jugador, ya que con cualquier ruido extraño tienes  que voltear a revisar tus espaldas.

Obviamente este modo es para resaltar los jumpscare; porque Capcom tenía planeado que este juego fuera el estandarte para el PlayStation VR. Pero ya conocemos esa triste historia de fracaso en ventas para Sony.

Lo malo

Lo que sin duda es bastante molesto; fue el tratar de alargar artificialmente la campaña a través de infinidad de acertijos y objetos ocultos. Ya que el hecho de estar en una casa campirana con pasadizos secretos, llaves ocultas, tarjetas de identificación, etc. Termina por asesinar la experiencia del juego. Bueno, intentan justificarlo con algunos documentos reveladores, pero, por favor…

Está bien que trataban de resucitar la experiencia del primer Resident Evil con una gran cantidad de acertijos y trampas; pero no supieron justificar el porque estaban ahí. En la primera entrega de RE la mansión era así por una razón; era la fachada y principal fortaleza de defensa para una instalación científica de máxima seguridad. ¿Y aquí? Pues no termina de convencer las razones por la cual es que tenemos que sufrir horas dando vueltas.

¿Qué tal se maneja la narrativa?

La narrativa es mala, el juego se esfuerza por “ocultarte” toda la información sobre la trama; con el fin de extender lo más que pueda el ambiente “paranormal”.

Las conversaciones que sostienes durante el juego aportan poco más que nada; ya que se sienten en su mayoría robóticas: ve hacia aquí, consigue esto, ve hacia allí. ¿Porqué debo hacer caso y creerles? Es algo que tu personaje no se cuestiona, solo sigue avanzando sobre rieles.

Y cuando llegas a lo que los desarrolladores plantean como “clímax” del juego; te topas de bruces frente a una toma de decisión que de haber sido mejor desarrollada podría haber sido el momento más emotivo del juego. Pero, lamentablemente termina siendo solo un “meh” iré por este rumbo.

Y la cereza del pastel, es que el juego intenta lanzarte en los últimos 15 minutos una lluvia de documentos “reveladores”. Donde te dejan en claro porque paso todo, quien metió la pata y porque has sufrido durante todo este tiempo.

Sin embargo, el tratar de procesar de golpe todo el trasfondo de la trama hace que no lo disfrutes; es como tratar de tragarte una hamburguesa Double Western de un bocado y sin masticar.

¿Enemigos, jefes de área?

La variedad de enemigos comunes que encontramos en el juego es mínima; y sus ataques después de algunos enfrentamientos se vuelven bastante predecibles. Incluso cuando estás uno contra uno puedes optar por la opción “Rambo” y defenderte solo con el cuchillo; además, gracias a la opción de cubrirte puedes plantar cara contra ellos recibiendo daños mínimos si eres de buenos reflejos.

En cuanto a las boss fight he de comentar que algunas son memorables; sobre todo por el carisma y tensión que provocan. Un gran detalle, es que puedes variar la forma en que acabas con los jefes en ciertas partes; eligiendo usar o no ciertos elementos del mapa, las armas, etc.

Así que la carencia de variedad en los enemigos comunes es compensada con el carisma de las boss fight; con lo cual tenemos un buen balance en el apartado.

¿Y en general qué opinión merece el juego?

He de ser sincero, y aunque soy fanático de esta gran saga y tenía cierto grado de emoción sobre este “nuevo aire” a la franquicia; la verdad, es que es regular y por momentos malo.

Si el juego hubiera sido un spin-off de la franquicia nadie se hubiera quejado; pero no, como un Resident Evil 7 echa por la borda todo la evolución vista en anteriores entregas principales e incluso reniega de la propia identidad que venía forjando. Pero esté es un cambio que obviamente se hizo para satisfacer a todo el fandom que se quejó de Resident Evil 6, “porque hacia falta más terror y menos acción”.

Al principio el juego puede resultar interesante por el plot que intenta plantear; además, la jugabilidad pone de lo suyo para sumirte en la experiencia de un buen Survival Horror. Pero la mala narrativa y la trama que es inconsistente en mayor parte del trayecto termina por liquidar al juego.

Así que, en un balance general es un juego aceptable; pero que no deja con ganas de darle una segunda vuelta a menos que seas cazador de trofeos.

Si aún no lo compran, les recomiendo ampliamente que esperen a verlo en una muy buena rebaja; ya que el precio actual no vale la pena en absoluto.

Si quieren echar un ojo les dejó con la primer media hora del juego; y si deseas ver el juego completo en nuestro canal podrás encontrar las otras tres partes restantes, dando click aquí.


Te invitamos a seguir nuestras redes sociales Facebook y Twitter . Así como a dejar tus comentarios o sugerencias sobre nuestro contenido.

Deja tu comentario

Dejar respuesta